La Paz. El Índice de Precios al Consumidor (IPC) de Bolivia cayó un 0,14% en abril respecto de marzo, principalmente por una baja del valor de los alimentos y las bebidas no alcohólicas, informó este martes el Gobierno.

La inflación interanual llegó a un 3,01%, bajo la meta de un 4,5% prevista para este año por el gobierno.

"El año pasado hemos cerrado con 2,71%. Este año, hasta abril, estamos con una inflación (acumulada) de 0,35% y, si nos comparamos con la región, Bolivia tendría la segunda tasa más baja después de Ecuador", dijo el ministro de Economía, Mario Guillén, en un foro económico en La Paz.

Según el Instituto Nacional de Estadística, los precios de la carne de pollo, papa, cebolla y tomate presentaron mayor incidencia negativa en abril, mientras que el almuerzo y el transporte en taxi subieron.

Guillén sostuvo que un incremento de un 5,5% del haber básico y de un 3% del salario mínimo nacional, que decretó el Gobierno el 1 de mayo, no incidirá en el índice inflacionario.

"Con una inflación baja y un incremento salarial más alto de lo que es la inflación, estamos generando la posibilidad de que la economía se vaya dinamizando (…) El crecimiento de la inflación no es algo que deba preocuparnos", sostuvo.