Washington. Los precios al consumidor en Estados Unidos cayeron por tercer mes consecutivo en junio, mientras que la confianza del consumidor se desplomó en julio a un mínimo de 11 meses, resaltando la naturaleza frágil de la recuperación económica.

El Departamento de Trabajo dijo este viernes que su índice de precios al consumidor ajustado estacionalmente cayó 0,1% el mes pasado tras ver un declive de 0,2% en mayo. Analistas consultados por Reuters estimaban que los precios se mantendrían sin variaciones en el mes.

Sin embargo, la tasa subyacente, que excluye los volátiles precios de los alimentos y energía, subió 0,2%, tras avanzar 0,1% en mayo.

El incremento en la tasa subyacente, el mayor desde octubre, entregó cierta tranquilidad respecto al temor a que la ausencia de presiones inflacionarias pueda derivar en una deflación.

"Creemos que el período de desaceleración en la inflación en la lectura subyacente (...) está cerca de culminar. El informe de hoy sugiere que los precios se estabilizaron o están comenzando a subir", dijo Peter Newland, economista de Barclays Capital en Nueva York.

En tanto, un segundo informe de este viernes mostró que la confianza del consumidor se desplomó desde un máximo de dos años y medio a comienzos de este mes, debido a los temores de las familias sobre sus ingresos y el empleo.

El índice Thomson Reuters/Universidad de Michigan de confianza del consumidor cayó 66,5 desde 76,0 en junio. El mercado esperaba una caída leve a 74,5.

Los precios de los bonos del Tesoro subieron después de que los operadores consideraran que los datos harían que la Reserva Federal mantenga sus tasas de interés cerca de cero por un largo período, mientras que el dólar frenó sus pérdidas frente al yen. Las acciones en Wall Street abrieron a la baja, aunque esto obedeció en gran medida a los flojos resultados corporativos.

Varios analistas resaltaron que la inflación se mantiene muy por debajo de los niveles deseados por la Fed y señalaron que el banco central podría enfocarse en su misión de alentar el crecimiento económico y los empleos.

"El IPC es bastante bajo. Reforzará la visión dentro de la Fed de que se pueden dar el lujo de mantener sus tasas de interés bajas", dijo Subodh Kumar, estratega de inversión de Subodh Kumar & Associates en Toronto.

Los precios al consumidor no habían caído por tres meses seguidos desde el período entre octubre y diciembre de 2008.

A tasa interanual, el índice general acumula un alza de 1,1%, el menor avance desde octubre, tras subir 2% a mayo, mientras que a nivel subyacente el aumento llega a 0,9%, dijo el Departamento de Trabajo.

El mercado esperaba un alza de 1,2% en el indicador general a junio.

Datos recientes que van desde el consumo hasta la actividad manufacturera han apuntado a que la recuperación desde la más profunda recesión desde la década de 1930 podría estar estancándose.

La floja demanda interna ha dejado a los productores y empresas con poco margen para elevar sus precios, manteniendo la inflación controlada y dando el margen suficiente a la Reserva Federal para conservar su política de bajas tasas de interés hasta el próximo año.

Datos del Gobierno de este jueves mostraron que los precios al productor cayeron en junio por tercer mes consecutivo.

Las minutas del último encuentro de política monetaria de los consejeros de la Fed, publicadas el miércoles, mostraron que varios funcionarios han comenzado a preocuparse por el riesgo de deflación.

Otros, sin embargo, señalan que la recuperación económica en Estados Unidos parece avanzar con firmeza y no tendría bajones considerables.

El mes pasado, los precios de la energía cayeron 2,9%, tras ver un declive idéntico en mayo. Los costos de la gasolina retrocedieron 4,5%, después de caer 5,2% el mes previo. Los precios de los alimentos se mantuvieron estables en junio por segundo mes.

La tasa para la inflación subyacente mensual fue impulsada en 0,8% por los costos la ropa. Los precios de los autos y camiones usados, que avanzaron 0,9% el mes pasado, contribuyeron también al incremento en la inflación subyacente.

En tanto, un informe del Departamento del Tesoro mostró este viernes que los flujos netos de capitales de largo plazo a Estados Unidos cayeron a US$35.400 millones en mayo desde una cifra revisada a la baja de 81.500 millones en abril.

Las compras de bonos del Tesoro cayeron con fuerza, a US$14.900 millones desde 76.400 millones en abril.

Aunque China siguió siendo el mayor tenedor de deuda pública estadounidense, redujo sus posesiones en US$32.500 millones a 867.700 millones.