Río de Janeiro. Los precios al consumidor de Brasil subieron en octubre impulsados por los mayores costos de los alimentos, lo que acelera las presiones de los precios en el país y representa una salida del benigno escenario inflacionario observado en el período de junio a agosto.

El Índice de Precios al Consumidor Amplio, IPCA, subió 0,75% en octubre, lo que se compara con el alza de 0,45% de septiembre, informó este martes el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística, IBGE.

El índice fue impulsado al alza por factores estacionales que afectaron los precios de los alimentos, y por alzas mundiales en los precios de los bienes básicos.

La cifra de octubre superó la mediana de las estimaciones de 14 analistas encuestados por Dow Jones Newswires, la que apuntaba a un alza de 0,68%. Las estimaciones se situaron en un rango de un alza de 0,66% a 0,70%.

Más importante, la inflación de octubre hizo que la tasa IPCA móvil de 12 meses siguiera avanzando por encima de la meta para fin de año del gobierno de 4,5%. En los 12 meses a octubre, el IPCA subió 5,20%, frente al ascenso de 4,70% en el año móvil a septiembre.

Los precios de los alimentos, que tienen la mayor ponderación en el índice, subieron 1,89% en octubre, lo que se compara con el alza de 1,08% de septiembre.