Washington. Los precios al consumidor en Estados Unidos bajaron levemente en abril, su primer descenso en más de un año, y la inflación subyacente no registró cambios, lo que da flexibilidad a la Reserva Federal para mantener las tasas de interés en niveles mínimos récord.

El índice de precios al consumidor cayó 0,1% el mes pasado, sobre una base ajustada por factores estacionales, informó este miércoles el Departamento de Trabajo, tras subir 0,1% en marzo.

El descenso de abril fue el primero desde marzo de 2009.

El índice básico -que excluye los alimentos y la energía- no registró variaciones el mes pasado, al igual que en marzo.

Los economistas esperaban, en promedio, una lectura sin cambios en el índice general y un aumento de 0,1% en el índice básico.

En relación a abril del 2009, el IPC no ajustado por factores estacionales creció 2,2%, mientras que el índice básico subió 0,9%.

Según el informe, los precios de la energía cayeron 1,4% frente al mes anterior, su mayor descenso desde marzo de 2009. El índice de los precios de la gasolina retrocedió 2,4% en abril, pero subió 38,3% en los últimos 12 meses.

La dependencia agregó que los precios de los alimentos ascendieron 0,2%.

Si las cifras no se redondean, el IPC general descendió 0,069% el mes pasado, mientras que el índice básico aumentó 0,047%.

En un informe separado, el Departamento de Trabajo señaló que el ingreso promedio semanal de los trabajadores estadounidenses, ajustado por inflación, aumentó 0,4% en abril frente a marzo.