Los precios al productor en Estados Unidos subieron inesperadamente en junio debido a que aumentos sostenidos en el costo de los servicios compensaron el declive de los precios de la energía, lo que sugiere que una reciente moderación de la inflación probablemente fue sólo temporal.

El Departamento del Trabajo dijo el jueves que su índice de precios al productor para demanda final subió un 0,1% el mes pasado tras permanecer sin cambios en mayo.

En tanto, en los 12 meses hasta mayo el IPP subió un 2%, una desaceleración respecto al avance de 2,4% interanual de mayo.

Economistas consultados en un sondeo de Reuters proyectaban que el IPP se mantuviera sin cambios el mes pasado y que subiera un 1,9% interanual en junio.