Washington. Los precios al productor de Estados Unidos subieron más de lo esperado en marzo por los fuertes costos de los alimentos para consumo y la gasolina, pero un pequeño avance en la medición subyacente apuntó a una inflación moderada, mostró este jueves un informe del Gobierno.

El Departamento de Trabajo dijo que el índice ajustado estacionalmente de precios pagados por los productores a las puertas de fábricas y granjas de Estados Unidos subió 0,7% en marzo, tras una baja de 0,6% en febrero.

Los economistas consultados por Reuters esperaban que el índice mostrara un aumento del 0,4% en marzo.

En términos interanuales, la subida de marzo fue de 6% en marzo, la mayor desde septiembre de 2008 y por encima de las previsiones de un aumento de 5,8%.

El departamento dijo que 70% del alza de los precios mayoristas en marzo se debió a un incremento de 2,4% en los alimentos para el consumidor, la mayor subida desde enero de 1984. Los precios de la gasolina subieron 2,1%, tras un descenso de 7,4% en febrero.

Pese al avance de los precios mayoristas del mes pasado, las presiones inflacionarias se mantienen en general controladas, dado que la floja demanda afecta la capacidad de los productores de traspasar sus mayores costos a los consumidores.

Sin los volátiles precios de los alimentos y la energía, los precios al productor subieron 0,1%, desde un alza de 0,1% el mes anterior. Para esta categoría, los analistas esperaban un alza de 0,1% en marzo.

"La cifra principal de precios al productor estuvo un poco más alta de lo previsto, pero la subyacente fue bastante suave", dijo Scott Brown, economista jefe de Raymond James Associates.

Los precios subyacentes fueron impulsados por un alza de 4,9% en los costos de la joyería, la mayor subida desde septiembre de 1982, dijo la agencia.

Comparado con marzo del año pasado, el índice de precios al productor subyacente subió 0,9%, en línea con las expectativas del mercado y tras un avance de 1% en febrero.