Los precios de las importaciones en Estados Unidos registraron en marzo su mayor caída en siete meses debido al declive del costo del petróleo, pero la tendencia subyacente apunta a un alza moderada de la inflación de las importaciones en la medida en que se disipa la racha alcista del dólar.

El Departamento del Trabajo dijo el miércoles que los precios de las importaciones bajaron un 0,2% el mes pasado, la caída más pronunciada desde agosto, tras un incremento revisado al alza de 0,4% en febrero.

Economistas consultados en un sondeo de Reuters proyectaban que los precios de las importaciones bajaran un 0,2% el mes pasado tras un incremento reportado previamente de 0,2% en febrero.

El reporte también mostró que los precios de las exportaciones subieron un 0,2% en marzo tras ganar un 0,3% el mes previo, y un 3,6% en la comparación interanual, su mayor alza desde diciembre de 2011.