Sao Paulo. Los precios de los inmuebles residenciales en Brasil cayeron en 2017 en términos nominales por primera vez en al menos una década, según un estudio divulgado este jueves por el grupo inmobiliario FipeZap, lo que destaca los continuos riesgos en el mercado de las viviendas en el país más grande de Sudamérica.

La caída de los precios fue la primera registrada desde que FipeZap comenzó a calcular su muy seguido indicador hace 10 años. Si bien las acciones de los sectores inmobiliario y de la construcción de viviendas en Brasil tuvieron un buen desempeño en 2017, las cifras indican que la demanda de bienes raíces en la economía más grande de América Latina aún no se recupera.

Según el estudio, los precios de las viviendas cayeron un 0,53% en términos nominales en 2017. Considerando una inflación anual del 2,7%, los precios cayeron un 3,23% en términos reales, dijo FipeZap.

El mercado residencial tuvo un desempeño mucho mejor en algunas ciudades que en otras. Por ejemplo, los precios aumentaron en términos nominales un 4,47% en Belo Horizonte, pero cayeron un 4,45% en Río de Janeiro, que ha sido golpeada por unos bajos precios del petróleo, escándalos de corrupción y una crisis de deuda a nivel estatal.