La Paz. La presidenta de Argentina, Cristina Fernández, rechazó este domingo en la Cumbre del G77+China los "fondos buitres" de las calificadoras de riesgo que ponen en peligro el sistema financiero internacional.

La mandataria se preguntó sobre cuáles son las razones por las qué las calificadoras de riesgo, que no sabe a qué intereses responden, fijan los criterios sobre los intereses de las deudas.

Sostuvo que un grupo de "fondos buitres" pone en riesgo el sistema financiero y económico internacional, frente a lo que pidió un pronunciamiento del G77+China.

"Este pequeño grupo de fondos buitres pone en riesgo a Argentina y no solo a este país, en realidad lo que se pone en riesgo es el sistema financiero internacional, el sistema económico internacional", aseveró.

Refirió que ese grupo actúa a través de maniobras que responden a intereses políticos y de campañas financieras y pagan valores ínfimos por títulos de deudas, lo que repercute negativamente en la reestructuración de la deuda externa que hacen los países.

"Hacer un nuevo orden mundial para vivir bien o para vivir mejor, como decimos nosotros, tiene que abordar un nuevo sistema de normativas globales, aplicables a todos los países", dijo la mandataria argentina en la Cumbre que tiene lugar en la oriental ciudad boliviana de Santa Cruz.

También dijo que desde hace mucho tiempo se viene bregando por las reformas en materia del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, porque "no puede ser, en principio, que la seguridad del mundo dependa solo de un puñado".

En la plenaria de la cumbre, Fernández enfatizó que su país rechaza la unilateralidad en la toma de decisiones para las intervenciones de países.

Dijo que ese tipo de acciones son la forma más rápida de equivocarse y puso como ejemplo el Medio Oriente hace un año y lo que está pasando hoy.

"Vemos que el unilateralismo no es conveniente para nadie; ni siquiera para aquellos que lo ejercen porque no permite visualizar con claridad los problemas", planteó Fernández.

Fernández dijo que otra alternativa sería que "por lo menos los sistemas que fueron creados originalmente luego de la Segunda Guerra Mundial, retomen lo que fue su visión original".