La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, aseguró este martes que el país es muy afortunado por haber logrado recortar las tasas de interés básicas y conseguir reducir el desempleo, algo que en los últimos meses ha subido en muchos países del mundo.

La tasa de desempleo brasileña cayó en 2012 a un nivel récord del 4,6%, por lo que Rousseff destacó las políticas económicas de su administración, diciendo que el gobierno tiene la intención de mejorar las condiciones de vida de la población.

"Brasil está tomando una serie de medidas para mejorar las condiciones de producción, porque queremos crecer", aseguró la mandataria durante una visita al estado de Alagoas (nordeste).

En 2012, la tasa de crecimiento económico de Brasil estuvo por debajo de las expectativas con el 0,9%, aunque Rousseff prometió que este año las cosas serán diferentes.

"Les aseguro que Brasil va a crecer, no porque nos parezca bonito decir que el Producto Interior Bruto creció. Va a crecer ya que es esencial para la mejora de la calidad de vida de todos los brasileños", apuntó.

Rousseff también destacó la reducción de impuestos anunciada la semana pasada en la cesta básica familiar. Las exenciones se aplicarán sobre los alimentos básicos y varios productos de limpieza, con lo que se espera que los precios caigan un promedio del 10%, sobre todo el precio de los alimentos, que ha ido en aumento últimamente.