La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, quiere invertir en biotecnología, y ordenó hoy al Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología que prepare un programa de estímulo al sector.

"La presidenta sugirió la creación de un programa de biotecnología para ser desarrollado por los ministerios de Ciencia, Tecnología y Educación", informó el ministro de Ciencia y Tecnología de Brasil, Marco Antonio Raupp.

Según el ministro, Rousseff participó en la reunión del Consejo, y expresó su deseo de centrarse en sectores clave para el desarrollo de la tecnología y de la industria brasileña.

Tras crecer la producción industrial de Brasil un 10,5% en 2010, aumentó apenas un 0,4% en 2011, y cayó un 2,7% en 2012, hecho que ha provocado que la Confederación Nacional de la Industria afirmara hoy que 2012 "fue un año perdido".

Ante ello, la mandataria brasileña quiere impulsar la investigación en biotecnología y la producción, y también invertir en laboratorios.

Según Raupp, la idea es contar con laboratorios que puedan ser utilizados por los académicos y las empresas.

Además, el Gobierno brasileño quiere ampliar la red de laboratorios en las universidades federales, con el fin de aumentar el contacto de los estudiantes con la parte práctica del trabajo científico.

"El sistema universitario federal está en expansión y hay que equipar los laboratorios, por lo que las universidades no son sólo grandes escuelas donde los estudiantes aprenden a partir de conferencias y textos. Necesitan aprender haciendo experimentos, utilizando los laboratorios", agregó el ministro Raupp.