Quito. Ecuador no planea emitir bonos de deuda externa este año, por primera vez desde que declaró una cesación de pagos sobre el equivalente a US$3.200 millones en bonos en el 2008, dijo este jueves el presidente Rafael Correa.

"No hay plan piloto, hemos encontrado financiamiento (...), no tenemos ningún afán de volver a los brazos maternales del mercado financiero internacional", sostuvo el mandatario durante un encuentro con corresponsales extranjeros.

En los últimos años, Ecuador ha cubierto sus necesidades de financiamiento mediante créditos bilaterales, especialmente de China.

El país sudamericano declaró en el 2008 una moratoria en parte de su deuda comercial para luego recomprarla a precios de mercado.

Ecuador firmó en junio un acuerdo de crédito de US$2.000 millones con China y en octubre firmó un pacto para un préstamo de US$571 millones con un banco chino, lo que llevó los compromisos totales de deuda con el gigante asiático a US$7.300 millones.

La cifra incluye créditos, pagos en avances por ventas de petróleo y finaciamiento para proyectos de energía.

En noviembre, Correa dijo que su gobierno está en negociaciones con un banco chino para un crédito de US$1.700 millones. También afirmó que fortalecería los lazos económicos con China.

A los críticos les preocupa que la enorme dependencia de un solo acreedor para financiamiento deje a Ecuador en una situación vulnerable.