Río de Janeiro. El presidente de Brasil, Michel Temer, anunció este domingo una reducción de 0,46 reales (US$0,12) en el precio del litro del diésel durante los próximos 60 días, con la intención de apaciguar así la huelga que desde el lunes pasado mantienen miles de camioneros en todo el país por el aumento de los precios de los combustibles.

En un pronunciamiento en televisión la noche de este domingo, Temer aseguró que después de los 60 días, el diésel tendrá apenas reajustes mensuales, y no diarios como ahora, para dar "previsibilidad" a los conductores.

El presidente brasileño también explicó que editará una medida provisional que permitirá que los camiones que estén vacíos no tengan que pagar los peajes en las carreteras del país.

Las medidas anunciada este domingo se suman a las anunciadas el pasado jueves por el gobierno y la petrolera estatal Petrobras, para intentar satisfacer la demanda de los miles de camioneros, cuya huelga ha paralizado el país.

El gobierno se comprometió a eliminar uno de los tributos sobre el diésel, mientras que Petrobras anunció una rebaja del 10% en el precio del diésel en las refinerías durante 15 días.

Esas concesiones del gobierno y Petrobras no contentaron a los camioneros, que mantienen la huelga y han dejado Brasil paralizado por la falta de combustible en buena parte del país, alimentos en los supermercados y medicamentos en las farmacias.

El gobierno anunció este viernes que autorizaba el uso de las fuerzas nacionales de seguridad para desbloquear las centenares de carreteras bloqueadas por los camioneros, que pese a ello, se mantienen en huelga.