El presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, defendió la estabilidad económica de su país durante sus diez meses de gobierno, pese a los mensajes pesimistas que lanzan algunos sectores.

En cadena nacional de televisión, el presidente Solís aseguró que su gobierno ha sufrido de un "acoso mediático" en el que se han hecho cotidianos los titulares alarmistas o abiertamente falsos en algunos medios de comunicación, así como malas noticias "subrayadas" y "buenas noticias muy bien disimuladas".

En contraste con las informaciones desfavorables, el presidente costarricense enlistó algunos de los logros en lo que va de su gobierno, como los avances en proyectos de infraestructura que incluyen la terminal de contenedores en Moín y las carreteras hacia San Ramón y Limón desde San José, esta última gracias a un préstamo suscrito con China.

Solís también aseguró que se han tomado medidas para combatir el déficit fiscal, el cual se ha mantenido en 5,7% del Producto Interno Bruto (PIB), con acciones como el congelamiento de 2.000 plazas en el sector público.

El mandatario aseguró que su país se encuentra entre las 10 economías de América Latina que más crecen y se ha mantenido en estos meses la estabilidad tanto en el tipo de cambio como en las tasas de interés.

El presidente también mencionó que se han creado más de 5.000 nuevos empleos, se aprobó el proyecto de Banca para el Desarrollo y ha mejorado la recaudación fiscal en más de un 6%.

"La última calificación de Standard&Poors se mantuvo con nota de 'estabilidad', un logro inmenso si se consideran todos los desequilibrios estructurales negativos que ha acumulado Costa Rica durante las últimas tres décadas", apuntó el mandatario.

Solís indicó que su país vive en la actualidad la "factura" de lo hecho por gobiernos anteriores, por lo que realiza esfuerzos para mejorar la situación aunque en el camino se cometan errores.

Luis Guillermo Solís cumplirá un año al mando del gobierno costarricense el próximo 8 de mayo.