San José. El presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, insistió hoy ante los diputados de la Asamblea Legislativa en la aprobación de la reforma fiscal que permita atender el déficit de las finanzas públicas y mantener la estabilidad económica del país.

Solís aprovechó su mensaje con motivo de la celebración del 195 aniversario de la independencia de Costa Rica y Centroamérica del Imperio Español, para reiterar la urgencia de la reforma que implica la ampliación y creación de nuevos impuestos.

El mandatario costarricense se refirió durante su discurso al carácter pluricultural y multiétnico de Costa Rica, y cómo desde esa diversidad se ha construido una nación que se destaca entre las naciones por decisiones como la eliminación de sus fuerzas armadas.

Solís recordó los grandes logros de Costa Rica en materia educativa, la fortaleza de su sistema de salud y las grandes obras que ha levantado el Instituto Costarricense de Electricidad, como la represa hidroeléctrica Reventazón, la segunda obra más grande de Centroamérica después del Canal de Panamá, y que se inaugurará mañana viernes.

Sin embargo, el presidente aseguró que muchos costarricenses quieren "servicios de primer mundo, pagando impuestos de tercer mundo", al tiempo que indicó que el desarrollo no se puede alcanzar sin solidaridad con los que menos tienen.

"Es indispensable la reforma fiscal, no se puede postergar más. Ese esfuerzo enorme de contener el gasto tiene venir acompañado de un aumento en los ingresos. Debemos recuperar la equidad para mantener la sostenibilidad de la economía y siga creciendo", afirmó.

Solís anunció que no recortará fondos de programas sociales y educativos para atender el déficit y llamó a las fuerzas políticas a dejar de lado sus intereses particulares para atender con urgencia este tema, el cual ha puesto en agenda desde el inicio de su gobierno en 2014.

Costa Rica cerró el año anterior con un déficit fiscal equivalente al 5,9 por ciento de su Producto Interno Bruto (PIB), mientras que para 2016 se espera que se alcance una cifra similar.

El acto de celebración de los 195 años de Independencia se realizó en el Parque Nacional de San José.

Desde ese lugar Solís, los embajadores de los países centroamericanos acreditados en Costa Rica y el alcalde de la ciudad, Johnny Araya, colocaron arreglos florales ante el monumento que recuerda la gesta de 1856, cuando Centroamérica logró expulsar a un grupo de filibusteros estadounidenses que pretendieron anexarse la región.