Tegucigalpa. Las negociaciones entre Honduras y el Fondo Monetario Internacional (FMI) para un nuevo acuerdo económico "van por muy buen camino", dijo hoy el presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, quien señaló que de acordarse el programa será "un espaldarazo" para el país.

Las conversaciones entre Honduras y el FMI "van por muy buen camino, estamos nada más esperando que se formalice la reunión del directorio" del organismo multilateral, indicó Hernández en declaraciones a Radio América desde Nueva York.

El último acuerdo entre el país centroamericano y el organismo multilateral, por 18 meses, concluyó en marzo de 2012.

El gobernante enfatizó que su Gobierno ha implementado varias medidas, como fusionar algunas secretarías o ministerios, para cumplir las recomendaciones del FMI relacionadas a reducir el déficit fiscal, que en 2013 se elevó a 7,6% del producto interno bruto (PIB), y aumentar el crecimiento económico del país.

"Si llegamos a un acuerdo (con el FMI), perfecto, si no, lo que hemos hecho ha sido por el bien de Honduras", subrayó Hernández.

Destacó, además, que si el acuerdo con el FMI implica "sacrificios que el pueblo hondureño no puede seguir sufriendo" el país no suscribirá ese programa.

Tras concluir una visita a Honduras, el pasado día 12, la misión del organismo multilateral señaló que ha iniciado conversaciones con el Gobierno hondureño sobre "un programa de tres años que podría ser apoyado por un acuerdo financiero".

El objetivo principal del proyecto es preservar la estabilidad macroeconómica de Honduras, así como el de mejorar las condiciones para un crecimiento sostenible y apoyar los esfuerzos para reducir la pobreza de manera que sea fiscalmente viable, señala la declaración final.

Este programa con el FMI "facilitaría la implementación de políticas económicas, reforzaría la confianza de los inversores en la economía hondureña y en las políticas económicas, y catalizaría recursos de las instituciones multilaterales y donantes", añade el documento.

Si Honduras logra un nuevo acuerdo con el FMI podría acceder a unos US$200 millones en apoyo presupuestario por parte de organismos como el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), según autoridades locales.