Kingsport. El presidente de la Reserva Federal de Atlanta, Raphael Bostic, dijo este lunes que mantiene su expectativa de un alza más de las tasas de interés este año, en un escenario con tensiones comerciales y algunos eventos internacionales que generan riesgos para un panorama económico por otra parte sólido.

"Los riesgos están equilibrados en el sentido de que tuvimos un estímulo importante a través de la reforma impositiva y el paquete de gastos. Eso es todo riesgo alcista (...) Y están todas esas otras cosas que pasan que causarán una especie de compensación en cierta medida", dijo Bostic.

"Empecé el año con (la perspectiva de) tres movimientos (de alza en la tasa) y aún estoy en ese lugar", agregó el funcionario hablando con periodistas en Kingsport (Tennessee) durante un almuerzo en la Cámara de Comercio local.

El banco central estadounidense ha subido las tasas de referencia dos veces este año y se espera que vuelva a hacerlo en septiembre. Bostic es miembro con derecho a voto del comité de la Fed que fija la política monetaria, y ha dicho que estaba abierto a una cuarta alza si la economía lo amerita.

Bostic reiteró su visión de que la incertidumbre por la política comercial estadounidense podría estar afectando la inversión y haciendo que las compañías duden de comprometer sus fondos.

Pero ante los riesgos que representan una probable guerra comercial mundial, el colapso de la lira turca cuya velocidad lo tomó "por sorpresa", y otros sucesos, el presidente de la Fed de Atlanta dijo a periodistas que no ha cambiado su postura original.

La postura central de la Fed es de dos alzas más de tasas en el 2018.

Bostic reiteró su visión de que la incertidumbre por la política comercial estadounidense podría estar afectando la inversión y haciendo que las compañías duden de comprometer fondos en un escenario en que los precios podrían cambiar rápidamente e interrumpirse las cadenas de suministro.

Ese es, según Bostic, el mayor riesgo que enfrenta la economía estadounidense, que el funcionario siente que está lista para crecer sin el estímulo monetario que la Fed le ha brindado desde la crisis financiera y recesión del 2007-2009.

"Hemos estado en este camino gradual para llegar a una posición más neutral y eso es lo que vamos a continuar haciendo", afirmó Bostic.