Nueva York. El decepcionante crecimiento de la economía de Estados Unidos en el primer semestre no puede atribuirse solo a factores extraordinarios, dijo uno de los más influyentes miembros del banco central, señalando que había recortado sus expectativas sobre el ritmo de la recuperación.

William Dudley, presidente del Banco de la Reserva Federal de Nueva York y vicepresidente del comité de la Fed que fija la política monetaria, dijo en un encuentro con la prensa que el crecimiento económico en lo que va del 2011 ha sido "bastante más lento de lo que esperábamos a principios del año".

Parte de los esfuerzos que frenan el crecimiento de Estados Unidos fueron de naturaleza temporaria, como los precios más altos de los alimentos y la energía que afectaron el gasto del consumidor y la interrupción en la cadena de suministros por el terremoto y tsunami de Japón.

"Esas fuerzas restrictivas se han superado y por lo tanto, deberíamos ver un crecimiento más fuerte en el segundo semestre", dijo. "Pero es claro que no toda la debilidad se debía a factores extraordinarios", agregó.