Washington. La economía estadounidense está mejorando, pero aún no se ha recuperado completamente, debido a un alto desempleo y un mercado inmobiliario débil que afectan a los consumidores, dijo este lunes el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke.

En declaraciones que se concentraron principalmente en los problemas enfrentados por los gobiernos estatales y municipales de Estados Unidos, Bernanke dijo que las dificultades a nivel local también estaban obstaculizando la recuperación nacional.

"Tenemos un camino considerable que recorrer para lograr una recuperación plena de nuestra economía, y muchos estadounidenses aún luchan con el desempleo, los remates de viviendas y las pérdidas de sus ahorros", afirmó Bernanke.

La Fed cree que la inflación se mantendrá baja durante el próximo par de años, agregó Bernanke, citando la estabilidad en las expectativas.

Sobre los bancos, el jefe de la Fed dijo que las tasas de pérdidas crediticias de las entidades parecían haber tocado su máximo, pero añadió que las hojas de balance de los bancos aún seguían repletas de créditos impagos.

El funcionario habló en la 64ta reunión anual de la Conferencia Legislativa del Sur, donde urgió a los políticos de los estados del Sur a que continúen promoviendo el crecimiento pese a las persistentes presiones de corto plazo sobre sus presupuestos.

Bernanke indicó que los aumentos en los ingresos y la mejora lenta en las condiciones crediticias deberían sostener los gastos de los consumidores durante los próximos trimestres. Eso debería impulsar a la economía junto a una inversión empresarial persistentemente sólida.

"Pese a los problemas presupuestarios de corto plazo sumamente difíciles que ustedes enfrentan, les pido que no abandonen la importante meta de promover el crecimiento", dijo Bernanke a los legisladores de los estados del sur del país.

"Un principio económico básico es que ese crecimiento requiere inversión", agregó.

Con información de Reuters y Dow Jones.