Madrid. El presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, presumió de las cifras de crecimiento de su país y de los proyectos de inversión para atraer a nuevas empresas españolas, que se unan a las más de cuatrocientas que ya están presentes.

En el marco de su visita oficial a España, Juan Carlos Varela fue el protagonista del Foro Nueva Economía, un auditorio de empresarios, diplomáticos y periodistas ante el que expuso las bazas de apostar por la inversión en Panamá.

El presidente panameño subrayó que en los últimos siete años su país ha crecido a tasas de entre el 6% y el 9%, y que las previsiones del Banco Mundial es que en los próximos ejercicios lo haga al 6%-7%.

En cuanto a los proyectos de inversión, dijo que para los próximos años los habrá por un monto superior a los US$35.000 millones.

Entre las áreas de inversión están las infraestructuras de transporte, la energía, el tratamiento de aguas y de residuos, la sanidad y el turismo.

Panamá quiere llegar a quince millones de pasajeros anuales en sus aeropuertos y, en el caso de España, conseguir que a la actual conexión con Madrid se una la de Barcelona.

Después de que la Línea 1 de Metro ya se haya inaugurado, ahora está a punto de salir la licitación de la segunda línea y está en proyecto la tercera.

Varela dio por superada la controversia que tuvo lugar en meses pasados cuando un consorcio internacional en el que están la española Sacyr y la italiana Impregilo llegaron a suspender las obras de ampliación del Canal por los sobrecostes detectados.

Así, animó a las empresas españolas a participar en los procesos de licitación futuros y añadió que su Gobierno se caracterizará por la transparencia en la gestión y por el respeto pleno a la legalidad.

La ministra española de Fomento, Ana Pastor, que presentó a Varela, dijo que las cuatrocientas empresas del país presentes en Panamá tienen unas inversiones de US$3.500 millones.

Eso convierte a España en el segundo inversor en Panamá, afirmó Pastor, quien garantizó el compromiso del Gobierno en favor de la prosperidad de ambos países y recordó los 110 años de relaciones diplomáticas entre los dos estados.