Panamá.- El presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, suspendió este viernes un incremento en el costo de la energía eléctrica que había anunciado el jueves de la semana pasada la Autoridad Nacional de los Servicios Públicos (ASEP) para el segundo semestre del año.

     El director de la ASEP, Roberto Meana, había explicado que el alza de 8,4% en la tarifa eléctrica afectararía a clientes que consumen mensualmente más de 300 kilovatios hora, quienes representan una cuarta parte de la población panameña de unos cuatro millones de habitantes.

     Según la ASEP el incremento era motivado principalmente por la nueva tarifa de transmisión que incorpora la Tercera Línea de Transmisión y los ajustes normales asociados a los costos de generación.

     El anuncio sobre la variación en las tarifas generó en los últimos días reacciones de diferentes sectores panameños, e incluso protestas en inmediaciones del campus de la estatal Universidad de Panamá, en la capital panameña, y en la norteña provincia de Colón, que aseguraron que el aumento iba a incidir en el costo de vida en el país.

     En carta publicada en la página web de la Presidencia, el mandatario panameño indicó que Meana le había planteado la necesidad de anunciar el ajuste, producto de las variaciones de precio del combustible a nivel internacional y por los costos relacionados al nuevo régimen de transmisión que incluyó la entrada en operación de la línea 3 de transmisión eléctrica.

     Agregó que pidió a la titular de Economía y Finanzas, Eyda Varela de Chinchilla, hacer lo necesario para que el Ejecutivo asuma los efectos del ajuste de la tarifa hasta tanto la Asamblea Nacional apruebe la dispensa fiscal, de US$300 millones, "solicitada de forma responsable a los diputados".

     "De no aprobarse la dispensa fiscal solicitada en la Asamblea y de asumir el Ejecutivo la totalidad del ajuste de la tarifa eléctrica, se verán afectadas otras áreas de funcionamiento del Estado", advirtió el mandatario panameño.