El presidente de Paraguay, Horacio Cartes, defendió este miércoles el modelo de gestión en la lucha contra la pobreza, que, según dijo, es un "problema estructural profundo" que requiere de una labor de largo plazo.

"Estamos mejorando en indicadores de pobreza", aseguró Cartes al presentar su segundo informe anual ante el Congreso Nacional en Asunción, la capital paraguaya.

No obstante, reconoció que todavía hay "más de 1 millón 500.000 pobres en el país, y 710.000 son pobres extremos".

"Un país que exporta alimentos para 60 millones de personas, no debería tener pobreza extrema", sostuvo ante los legisladores.

"Esta es la cruda realidad de nuestro país, es un problema estructural profundo, que requiere de una labor monumental de largo plazo, y del compromiso perseverante de todos", enfatizó.

El mandatario acusó a los presidentes anteriores de implementar programas sociales que fracasaron porque carecieron de un enfoque "interinstitucional" sino individual.

"Los sistemas de trabajo anteriores creaban necesidades, pobreza", advirtió.

La cantidad de paraguayos que viven bajo la línea de la pobreza descendió a 22,6% en 2014, medida por ingresos, desde un 23,8% en 2013, mientras la pobreza extrema registró un alza de cuatro décimas porcentuales hasta 10,5%.

La meta oficial para el 2015 es reducir la pobreza extrema hasta el 9,4%.

Paraguay vive un momento "auspicioso" con un crecimiento económico sostenido e inclusivo con sensibilidad social, señaló Cartes en otro pasaje de su discurso y destacó avances en materia de salud y educación.

"En tan solo un año, logramos reducir en un 30% la mortalidad materna y fueron desparasitados cerca de 1 millón 400.000 escolares en el 2014 y este año seguiremos haciéndolo", mencionó.

La apuesta es a "mejorar la calidad educativa, para lo cual incrementamos los recursos dedicados a la educación, lo que permitirá aumentar el gasto en educación por alumno de 505 dólares en 2014, a 631 en el 2015", detalló.

Por otra parte, comentó que "la zona norte, donde prosperaron el narcotráfico y los grupos criminales organizados, es producto de 60 años de abandono".

"Nos enfocamos en la presencia del Estado, haciendo inversión en caminos e infraestructura, con apoyo técnico y asistencia a los pequeños productores, con más y mejores escuelas, con casas dignas, con sistemas de agua potable y electricidad", manifestó.

Con la presentación ante el Congreso, Cartes cumplió con la disposición constitucional de presentar un informe sobre la situación general del país, su administración y los planes de gobierno.