Caracas. Los precios de la gasolina en Venezuela deben subir a los niveles internacionales para detener las pérdidas de millones de dólares que cada año asume el Gobierno por los subsidios a la venta del combustible, dijo este lunes el presidente Nicolás Maduro.

En un discurso transmitido por televisión, el mandatario adelantó que tiene previsto anunciar en pocos días un nuevo esquema de precios del hidrocarburo y un subsidio directo que mantendría por unos dos años para una parte de la población.

"La gasolina y los hidrocarburos internos tienen que colocarse a precio internacional para que se acabe el contrabando hacia Colombia y hacia el Caribe", dijo Maduro en el Palacio de Miraflores tras una reunión con su equipo económico.

Al igual que la mayoría de los países productores, Venezuela ha subsidiado por décadas el combustible como un beneficio para los consumidores y los precios han permanecido casi estables durante años, pese a la hiperinflación que vive el país, que según proyecciones del Fondo Monetario Internacional (FMI) alcanzaría un millón por ciento este año.

Maduro dijo que el "subsidio directo" será entregado a las personas a través del "carnet de la patria", un documento con el que el Gobierno deposita bonos y que es criticado por que es considerado un mecanismo de control.

En Venezuela, llenar el tanque de 40 litros cuesta hasta 500 veces menos que tomar el transporte público.

Maduro dijo que el "subsidio directo" será entregado a las personas a través del "carnet de la patria", un documento con el que el Gobierno deposita bonos y otras ayudas sociales desde enero del 2017, que es criticado por sus adversarios debido a que lo consideran un mecanismo de control.

El mandatario explicó que para acceder al subsidio las personas deben inscribir sus datos y los del vehículo en un censo, pero para acceder al beneficio deben tener el carnet. Maduro no entregó detalles de cómo funcionará el programa.

El presidente ordenó eliminar cinco ceros a la moneda para facilitar las transacciones a partir del 20 de agosto, pero la única forma de poder pagar un precio tan barato del combustible en las estaciones de servicio es con los billetes más viejos, que seguirán circulando por un tiempo.