Sao Paulo. Las medidas para impulsar la floja economía estadounidense están teniendo "efectos colaterales" en Brasil, dijo este lunes el presidente del Banco Central del país, Henrique Meirelles.

"No hay dudas de que la situación de Estados Unidos es compleja y difícil", dijo Meirelles en un evento en Sao Paulo.

La política monetaria ultra flexible en Estados Unidos "es una medicina que tiene efectos colaterales, que son sentidos en regiones de todo el mundo, particularmente, aunque no sólo, en Brasil", dijo.

La Reserva Federal de Estados Unidos ha señalado recientemente que podría inyectar más liquidez en la mayor economía del mundo. Eso podría afectar a los mercados emergentes, dado que los inversores usan sus dólares tomados prestados a bajo precio para buscar mejores rendimientos en activos de mayor riesgo en todo el mundo.

"El proceso de entrada de capital es preocupante y la formación de burbujas en cualquier momento es preocupante", dijo Meirelles, quien agregó que el Banco Central está vigilando esas posibilidades.

El llamado "carry trade" ha ayudado a la moneda, el real, a apreciarse un 8% desde fines de junio y a cotizar alrededor de máximos de dos años frente al dólar.

Eso es una preocupación para los exportadores, que han visto el encarecimiento de sus productos en el extranjero.

Gobiernos de todo el mundo han entrado al mercado para tratar de debilitar sus monedas en un esfuerzo por ayudar a sus exportadores y, de ese modo, al crecimiento económico, lo que llevó al ministro de Hacienda de Brasil, Guido Mantega, a decir que el planeta está sumido en una "guerra cambiaria".

La política cambiaria probablemente tome un rol central en una reunión de los ministros de Hacienda y jefes de bancos centrales del Grupo de los 20 países industrializados y emergentes en Corea del Sur esta semana.