Sao Paulo. El "sustancial" empeoramiento del panorama económico externo, incluso sin una crisis extrema, justifica los "moderados ajustes" en las tasas de interés, dijo en la noche de este jueves el presidente del Banco Central de Brasil, Alexandre Tombini.

El Banco Central ha estado usando la expresión "moderados ajustes" desde que comenzó a reducir las tasas de interés en agosto por temores a que la crisis de deuda de la zona euro y la fragilidad de la economía estadounidense afecten el crecimiento.

Varios economistas ven la frase como una sugerencia de que el banco mantendrá estable su ritmo de rebajas de tasas en 50 puntos base.

Las autoridades han recortado hasta ahora la tasa referencial Selic dos veces en los últimos meses a un 11,50% y se reunirán la próxima semana para un anuncio el 30 de noviembre, para el cual se espera una nueva rebaja al 11%. Así y todo, será una de las tasas más altas entre las grandes economías.

"Ha habido un sustancial y generalizado deterioro en el panorama internacional", dijo Tombini en una cena en Sao Paulo de la federación bancaria de Brasil, conocida como Febraban.

Pero Tombini aseguró que la economía y el sistema financiero están "bien preparados", destacando que las tres grandes agencias calificadoras han subido las notas soberanas del país en los últimos meses pese a un año "complejo".