Sao Paulo. Brasil seguirá vigilante frente a la inflación y tomará las medidas necesarias para asegurar que la tasa anual de aumentos de precios vuelva a la meta del Gobierno, dijo este martes el presidente del Banco Central, Alexandre Tombini.

El Banco Central tiene una meta inflacionaria del 4,5% anual, con una tolerancia de más o menos dos puntos porcentuales.

Tombini dijo durante un evento en Sao Paulo que la inflación ya se encuentra en una trayectoria a la baja y que eso sería más patente en el último trimestre de este año.

"El Banco Central permanece vigilante y no dudará en adoptar medidas, si fuera necesario, para garantizar la convergencia de la inflación hacia el centro de la meta en el 2012", declaró.

"Brasil es uno de los países más activos en el combate a la inflación", añadió.

Tombini afirmó, además, que la economía de Estados Unidos está perdiendo consistentemente su dinamismo, lo que "sugiere un lento crecimiento económico global en los próximos años".

Los datos sobre producción industrial de Brasil divulgados el martes mostraron una caída mayor a la esperada en junio respecto a mayo, una señal de que la mayor economía de Latinoamérica podría estar desacelerándose tras un fuerte crecimiento el año pasado.