Sao Paulo/Brasilia. La inflación en 12 meses de Brasil debería llegar a su techo cerca de agosto, aunque las presiones sobre los precios ya están mostrando señales de alivio, dijo este jueves el presidente del Banco Central, Alexandre Tombini, en una teleconferencia.

"Ahora tenemos algunos desafíos en el corto plazo y el primero es llevar la inflación de vuelta al centro de la meta", declaró.

"Creo que tenemos trabajo por delante. El Comité de Política Monetaria (del Banco Central) comunicó a la sociedad brasileña y a los agentes del mercado que tenemos trabajo por delante para anclar consistentemente y traer la inflación a la meta del 4,5%", agregó.

El Banco Central ha estado luchando por contener la inflación este año dado que un alza en los precios de las materias primas y una fuerte demanda de consumo ha impulsado los precios en la mayor economía de Latinoamérica.

La tasa de inflación anual en abril subió a un 6,51%, con lo que superó el techo del rango de meta del Gobierno de un 4,5% más o menos dos puntos porcentuales.

La inflación ha amenazado con opacar el primer año de gobierno de la presidenta Dilma Rousseff, minando su popularidad y dañando eventualmente su capacidad de llevar adelante los proyectos de ley en el Congreso.