Lima. La economía peruana podría crecer menos del 5,7% proyectado para el 2012 en medio de los crecientes temores a una recesión mundial, aunque sería uno de los países que menos sufriría en caso de que se agrave la crisis global, dijo este miércoles el presidente Banco Central.

Julio Velarde afirmó además en una presentación en el Congreso que para este año el crecimiento económico de Perú -un gran exportador de materias primas- sería "ligeramente mayor" al estimado de 6,3%.

"Si bien (el crecimiento será) con mucha incertidumbre, para el próximo año, si hay un sesgo, el sesgo sería a la baja en cuanto a corrección de la cifra", dijo el funcionario en la Comisión de Economía del Congreso.

El Banco Central ya había reducido en septiembre su proyección de crecimiento económico del próximo año al 5,7% frente al 6,5% estimado previamente.

La economía local ha moderado su fuerte ritmo de crecimiento este año, debido a una baja del gasto público y de la inversión privada, ante la incertidumbre sobre la salud de la economía global y la crisis de deuda europea.

Sin embargo, la economía local se recuperó en julio con un crecimiento de 6,52%, mayor al esperado, y rompió una racha de cinco meses de desaceleración debido al empuje del consumo interno y del sector primario.

"Estamos esperando un crecimiento de 6,3% (el 2011), pero con las cifras preliminares que tenemos podría ser incluso ligeramente mayor, 6,4%, tal vez hasta 6,5%", afirmó Velarde.

Perú sufriría menos por crisis global

El gobierno del presidente Ollanta Humala anunció hace unas semanas que tiene en cartera un plan de estímulo fiscal en caso de que estalle una crisis económica mundial, que incluye adelantar proyectos de inversión pública y hasta un rápido acceso a líneas de créditos de organismos multilaterales.

Perú es una gran exportador de minerales y una crisis global reduciría la demanda de materias primas en el mundo.

Según el gobierno, en un principio se destinarán unos 750 millones de dólares o un 0,5% del Producto Interno Bruto para contrarrestar los efectos de la turbulencia global.

"En un escenario más negativo, que no creo que suceda, sí sufriríamos, pero sufriríamos menos que otros países, porque tenemos las herramientas para reaccionar", dijo Velarde.

"Tanto el Ejecutivo en política fiscal, como el Banco Central contamos con los instrumentos para reaccionar", acotó.

Humala, quien ha moderado su discurso radical de izquierda, ha dado señales claras de que respetará la política económica local que llevó al país a crecer a una tasa promedio anual de más de 6 por ciento en los últimos años.

"Todavía las señales que estamos viendo son bastante positivas, en los primeros siete meses del año fue el gasto privado que impulsó el crecimiento", dijo Velarde.

"Los indicadores de consumo son bastante fuertes, incluso los más recientes de septiembre son de un dinamismo bastante grandes", agregó el funcionario.