El presidente del Banco Central del Uruguay (BCU) Mario Bergara dijo que la inflación sigue siendo el principal riesgo para el crecimiento sostenible en el país y que las expectativas de inflación están cerca del techo de las expectativas del gobierno.

"Las expectativas de inflación aún no están en la parte superior de nuestro rango objetivo, pero están convergiendo cerca de ella", dijo Bergara en Nueva York, durante un evento para inversores patrocinada por ProCapital SBSA en Nueva York.

El BCU se reúne este jueves 23 por primera vez desde el aumento de la tasa de referencia el 23 de marzo en un punto, a 7,5%, un aumento que superó las estimaciones de los economistas. Dos economistas encuestados por Bloomberg esperan un aumento de medio punto esta semana al 8%.

Bergara dijo este lunes en Nueva Yorque que, además del aumento en las tasa, el gobierno ha puesto en marcha restricciones fiscales y aumentó el encaje bancario en un intento para frenar los precios, en el medio de la preocupación por las crecientes presiones inflacionistas en un contexto de rápido crecimiento.

Uruguay no se está recalentando desde una perspectiva macroeconómica, dijo Bergara. Mientras que el gasto de los consumidores está creciendo a un ritmo más rápido que el producto interno bruto, ambos se contrarresta con una mayor tasa de inversión, agregó.

El PIB de Uruguay creció un 6,8% en el primer trimestre de 2011 respecto al año anterior, tras crecer un 8,5% en 2010, impulsado por la creciente demanda interna y las exportaciones. Los precios al consumidor subieron 8,53% en mayo respecto al año anterior, y el Instituto Nacional de Estadística informó que fue el ritmo más rápido desde el 9,21% publicado en enero de 2009. El BCU fijó el rango de metas de inflación entre el 4 y el 6% para 2011.

Mientras tanto, el Bank of America-Merrill Lynch elevó su pronóstico de crecimiento del PIB 2011 para Uruguay en el 7%, desde una estimación previa de 6%. Los esfuerzos para controlar los precios al consumidor y evitar que la inflación anual llegue aun 10% "por cualquier medio" probablemente va a continuar, dijo el Bank of America en el informe de los analistas Marcos Buscaglia y Oscar Muñoz.

El banco espera que una inflación del 7,3 % a finales de año, y un "peso estable" en el 18,5 por dólar, según el informe.