Berlín. El líder del Banco Central Europeo (BCE) dijo que no podría aceptar bonos en cese de pagos como garantía y que los gobiernos tendrían que intervenir y corregir las cosas si la deuda gubernamental de Grecia es considerada en moratoria.

En una entrevista con el Financial Times Deutschland realizada el 14 de julio, el presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, criticó a los gobiernos de la zona euro por su manejo de la crisis de deuda soberana del bloque, diciendo que necesitaban más disciplina.

"Si un país cae en cesación de pagos, no podremos aceptar sus bonos gubernamentales como garantías elegibles normales", dijo al periódico en un adelanto de su edición del lunes.

"Entonces los gobiernos tendrían que tomar medidas para arreglar las cosas (...) Los gobiernos tendrían que ver que el eurosistema reciba garantías que pueda aceptar", indicó.

Pero Trichet no profundizó en las opciones que tenían los gobiernos para asegurar que haya liquidez disponible en caso de moratoria.

Si los bancos griegos, los mayores tenedores de deuda soberana del país, no pueden usar los bonos del gobierno como garantía en operaciones de liquidez del BCE, enfrentarían una escasez de efectivo.

Respecto al manejo de los Estados sobre la crisis de deuda, Trichet dijo que deberían trabajar en un mensaje consistente.

"Hay una necesidad absoluta de mejorar la 'disciplina verbal'. Los gobiernos deben hablar con una voz sobre temas tan complejos y delicados como la crisis", declaró.

Ante la pregunta sobre la oposición del BCE a que el sector privado ayude a resolver la crisis de deuda griega, Trichet dijo que en términos generales, el rol del sector es entregarle fondos a países en problemas mediante la compra de activos estatales y la inversión nacional.

"En todo el mundo, la mejor participación privada es la inversión extranjera directa, privatización y vuelta lo antes posible al financiamiento espontáneo del mercado", agregó.

Trichet añadió que la divisa euro no estaba en peligro.