Fráncfort. El Banco Central Europeo conservó este jueves su tasa de interés en un mínimo histórico por decimoquinto mes consecutivo, mientras se espera que el crecimiento económico se haya acelerado en el tercer trimestre aunque la recuperación seguiría siendo moderada e irregular.

Los 74 economistas consultados por Reuters esperaban que el BCE mantuviese el precio del dinero de la zona euro en 1,0%, en una economía con una inflación inferior a la meta y con un repunte de la actividad productiva a distintas velocidades entre los 16 países miembros del área.

"Los últimos datos y sondeos sugieren un fortalecimiento de la actividad económica en el segundo trimestre de 2010 y las cifras disponibles para el tercer trimestre son mejores de lo esperado", dijo el presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, en una rueda de prensa tras la reunión mensual del Consejo de Gobierno en Fráncfort.

"Mirando hacia adelante (...) seguimos esperando que la economía de la zona euro crezca a un ritmo moderado y todavía irregular en un ambiente de incertidumbre", agregó.

La economía de la zona euro creció sólo 0,2% en el primer trimestre del año sobre una base trimestral. Las cifras del segundo trimestre se prevén para la próxima semana y se espera que muestren un crecimiento más fuerte tras una serie de positivos datos en las últimas semanas.

"La decisión de dejar las tasas estables era obvia. No tenemos un alza de tasas en el horizonte de nuestras proyecciones, que va hasta fines del 2011", dijo el economista David Mackie de J.P. Morgan.

Algunos expertos esperaban que Trichet diera señales sobre si los bancos seguirían teniendo acceso a fondos ilimitados del BCE por el resto del año, más allá del actual plazo de octubre.

Sin embargo, el jefe del BCE sólo dijo que el banco tomaría una decisión sobre el tema el próximo mes y que haría lo que considerara necesario en ese momento.

Las tasas de los mercados interbancarios son una parte clave de la actual política monetaria del BCE. Al inyectar dinero extra para los bancos durante la crisis, los cobros por los préstamos entre las instituciones cayeron bajo la marca de 1% sugerida por la tasa de interés oficial.

Ahora, esas tasas están subiendo y los analistas dicen que eso representa en la práctica un alza en el costo del dinero.

Al ser consultado sobre el aumento en las tasas interbancarias a tres meses, Trichet respondió: "No lo acojo particularmente, es parte de la normalización de la situación".

Los analistas dicen que los resultados mejores a lo esperado de las pruebas de resistencia a los bancos han generado una mejora en los mercados de créditos interbancarios, en una señal de que podrían sobrevivir con menos financiamiento del BCE.