San Juan, EFE. El presidente del gubernamental Banco de Fomento de Puerto Rico, Javier Ferrer, dijo hoy que la nota de la deuda soberana de la isla caribeña no merece caer al nivel de "bono basura" y que de producirse esa bajada las consecuencias serían "bien duras" para la economía de la isla.

Las palabras de Ferrer llegan después de que el pasado miércoles la agencia de calificación de riesgo Standard & Poor's (S&P) anunciara la rebaja de la nota de la deuda soberana de Puerto Rico al nivel previo de "bono basura" con perspectiva "negativa".

S&P justificó su decisión debido al déficit presupuestario estimado para 2013 que la agencia de calificación considera significativamente mayor a lo originalmente estimado, sin que exista una acción correctiva por parte del Ejecutivo.

"La solución está en nuestras manos", indicó Ferrer a la emisora radial WKAQ, para quien medidas como la reforma de los planes de pensiones de los empleados públicos y la reducción de gastos en general de la administración son iniciativas que ayudarán a mejorar las cuentas públicas de Puerto Rico.

"Tenemos que reducir gastos", subrayó, tras destacar que es necesario tomar medidas de manera inmediata para evitar que las agencias de calificación de riesgo asesten un golpe definitivo al prestigio de la deuda de Puerto Rico.

El presupuesto de Puerto Rico presenta un déficit estimado de US$2.157 millones para el presente año fiscal, razón de la bajada de la clasificación de su deuda soberana por parte de S&P.

El diario El Nuevo Día señala en su edición de hoy que según datos de la Hacienda de Puerto Rico el déficit del presupuesto gubernamental es 15 veces mayor al que aseguraba la Administración del exgobernador Luis Fortuño, que perdió las elecciones del pasado mes de noviembre.

La secretaria de Hacienda, Melba Acosta, apuntó como medidas para solucionar el déficit y evitar así la rebaja definitiva de la deuda la búsqueda de más ingresos, el recorte de gastos operacionales y la refinanciación de la deuda.

El pasado 1 de marzo una delegación económica del Gobierno de Puerto Rico se reunió en Nueva York con las agencias acreditadoras Standard & Poors, Fitch Ratings y Moody's con el objetivo de evitar una bajada de la nota de la deuda del Estado Libre Asociado.

Los representantes del Gobierno de Puerto Rico explicaron a los responsables de las tres agencias el plan para modificar el Sistema de Retiro con el que se quiere asegurar las pensiones de los funcionarios en los próximos años y detalles del presupuesto para el nuevo año fiscal.