El Banco Mundial (BM) en su más reciente informe de perspectivas económicas reveló que el Producto Interno Bruto (PIB) global repuntará hacia el 3,2% este año y agregó que en 2015 se espera una estabilización de 3,4%. Sin embargo, advirtió que el entorno económico internacional no estará exento en 2014 de probables dificultades asociadas a un alza en las tasas de interés, a la volatilidad de los flujos de capital (derivada del retiro del estímulo económico por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos) y a un menor ritmo de crecimiento de las economías emergentes.

Durante la presentación del informe, el presidente del BM, Jim Yong Kim, dio a conocer sus cálculos y explicó que el crecimiento mundial parece estar fortaleciéndose “por igual en los países de ingresos altos y en los que están en desarrollo”. Sin embargo, advierte que en el panorama aún persisten riesgos de deterioro económico.

En cuanto a los países en desarrollo, el BM estima que el crecimiento en 2014 estará cercano a 5,3%, cifra menor a la estimada. “Aunque estas tasas son 2,2% inferiores al nivel que tenían en el período de auge que precedió a la crisis de 2003-07, no hay motivos para preocuparse por este ritmo algo menor. Casi toda esta diferencia refleja un enfriamiento de la acelerada e insostenible actividad económica previa a la crisis y muy poco se debe a un menor potencial de crecimiento en las naciones en desarrollo”, explica el informe del organismo.

Al cierre de 2014, según el BM, Asia oriental y el Pacífico estarían creciendo a un ritmo de 7,3%; Europa y Asia Central, al 2,8%; América Latina y el Caribe, al 2,9%; Oriente Medio y el norte de África, se expandirían 2,5%; Asia meridional, 5,2% y sur de África, un 4,9%.

Aunque el panorama para los países de altos ingresos no luce tan oscuro, la consolidación fiscal, elevadas tasas de desocupación y confianza débil de consumidores y empresas llevarán a moderar el crecimiento de estos a niveles del 2% este año.

Kaushik Basu, economista jefe del Banco Mundial, señaló durante la presentación que la ralentización de la economía “está resultando inusualmente larga” y explica que “se han intensificado las especulaciones respecto de que Estados Unidos podría retirar el ajuste cuantitativo, cuyas consecuencias generan preocupación”.

El informe destaca que tras una contracción de varios meses “el comercio mundial se está expandiendo”. Sin embargo, el BM ve que “el volumen de negocios puede crecer más lento que en el pasado” y que el valor del comercio se expandirá a un ritmo inferior, en línea con un aumento de la oferta mundial de los productos básicos.

El crecimiento de la economía de América Latina, de acuerdo con los cálculos hechos en el estudio, estará cercano al potencial para este año, lo cual significa que el PIB regional puede crecer al 2,9%. Entretanto, estima el BM que en 2015 y 2016 la región puede alcanzar tasas de 3,2% y 3,6%, respectivamente. “El fortalecimiento de la demanda mundial podría soportar el crecimiento regional. Además, estimamos que las exportaciones de Latinoamérica crecerán a tasas del 5% en 2016, a diferencia del 3% de 2012 y 2013”.

Agrega el documento que “países como Belice y Colombia, en los que las exportaciones de materias primas representan tres cuartas partes de las ventas externas, verán un deterioro en sus balances comerciales”. Además, el BM estima que este año el PIB nacional crecerá cerca de 4,3% (en 2015 podrían verse tasas de 4,2% y en 2016, de 4%).

Entretanto, el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, es optimista con el pronóstico sobre el crecimiento del país y cree que este año la economía se expandirá a una tasa del 4,7% y que el volumen de exportaciones llegará a los US$63.000 millones.

“Si el actual superciclo de commodities llega a su pico en el período 2014-2015, a raíz del menor crecimiento de China, entonces observaremos una tendencia descendente en los precios de las materias primas commodities en el futuro cercano. De ser así, el déficit externo de Colombia pasaría del 3,4% del PIB de 2013 al 4% del PIB durante 2016-2018, aumentando la vulnerabilidad externa del país”, advirtió la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (ANIF) en un reciente documento.