Gyeongju, Corea del Sur. El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, dijo este sábado que las nuevas reglas fiscales de la Unión Europea (UE) impulsadas por Francia y Alemania son demasiado débiles para proteger a la zona euro.

Ministros de Finanzas de la UE acordaron este lunes endurecer las reglas de presupuesto del bloque para evitar futuras crisis de deuda soberana, luego de un pacto alcanzado en Francia entre el presidente Nicolas Sarkozy y la canciller alemana, Angela Merkel, que diluyó los planes iniciales.

La revista alemana Spiegel reportó que Trichet había advertido a funcionarios alemanes y franceses el lunes en la reunión del grupo de trabajo sobre la reforma fiscal que sus acciones podrían amenazar la coherencia de la zona euro.

Sin embargo, afirmó que simplemente se apegó a la postura del BCE de que se necesitaban sanciones semi automáticas a fin de lograr la eficacia de cualquier pacto fiscal para el bloque de la moneda única de 16 naciones.

"Todo lo que dije (...) fue que no respaldaba todos los elementos del reporte del grupo de trabajo", declaró Trichet, quien también es miembro del equipo.

Trichet dijo que había una enorme diferencia entre las medidas que eran apropiadas para la Unión Europea compuesta por 27 naciones y aquellas que dan estabilidad a la zona euro, que comparte una política monetaria e instituciones.

"La propuesta acordada por la comisión y por el reporte del grupo de trabajo de Herman Van Rompuy sólo es apropiada para los 27. Para los 16, pensamos que podría ser más ambiciosa", declaró Trichet.

Inicialmente, el BCE pidió sanciones semi automáticas a los países que poseen déficits gigantescos, incluyendo detener el acceso a fondos y ayuda europeos.

Bajo las propuestas aprobadas el lunes quienes violen el reglamento sólo afrontarían sanciones después de seis meses de ser advertidos, y una mayoría de los Estados de la UE podría bloquear cualquier pena financiera impuesta.