Quito. "Hay ineficiencias en los subsidios, como el del gas, pero no es que se va a remediar sacando el subsidio para perjudicar a los pobres, sino que se utilizarán medidas inteligentes como ya estamos haciendo", con estas palabras el presidente ecuatoriano, Rafael Correa, salió al paso de las voces que temían una disminución en esta ayuda estatal.

La autoridad, indicó un ejemplo de las soluciones que se pondrían en marcha se desarrolla en la provincia de Carchi, “sector fronterizo donde hay mucho contrabando de gas”, donde se están cambiando las cocinas a gas por inducción eléctrica, las mismas que tienen bajo consumo de electricidad. Estas estufas son regaladas para frenar el contrabando.

La autoridad, detalló agencia Andes, relata que no habrá ofertas extremas, sino que sencillamente se dejarán las ayudas.

Mientras el Coordinador de la Producción, Nathalie Cely, detalló que se contrató un estudio para determinar una estructura de costo del sistema productivo y de los hogares para saber el impacto que tendría el subir o bajar el diesel, el gas, la gasolina, “de esa manera poder determinar el impacto en los sectores productivos, en la agricultura, industria, transporte, etc”.

Pero aclaró que ello no implica cambiar las políticas gubernamentales, "el gobierno nacional tiene la obligación de realizar todos los estudios que sean necesarios para medir los impactos y la conveniencia o no de tomar definiciones de política pública. Eso no significa que los resultados de los estudios se conviertan automáticamente en definiciones y medidas concretas”.

Por su parte, el titular de la secretaría nacional de planificación, René Ramírez, ratificó que se realiza un análisis profundo sobre el tema para definir los subsidios existentes.

La idea -dijo- es identificar cuales han tenido impacto real en la población y en la economía.

“Este tema lo trataremos en un taller futuro en el que se evaluara uno a uno para medir su impacto (…) hay que ser claros en que los subsidios tienen que ir a los pobres si atacan a la pobreza, pero también pueden ir a mejorar el desarrollo y la eficiencia de la economía”, sostuvo.

“El Presidente (Rafael Correa) ha sido muy claro en eso: No se van a quitar los subsidios mientras no haya una definición sobre cómo compensar a quienes más lo necesitan”, puntualizó.