Santiago. La segunda administración de Sebastián Piñera planea “enmendar” las reformas realizadas por el gobierno de Michelle Bachelet y considera rebajar a 25% los impuestos a las empresas.

Así lo aseguró a La Tercera el futuro ministro de Hacienda, Felipe Larraín, quien ocupó el mismo cargo durante el primer mandato del empresario.

El exsecretario de Estado señaló que en marzo esperan tener un proyecto muy avanzado que buscará simplificar el sistema tributario y que será enviado al Congreso durante el primer año de la gestión.

“Queremos que Chile pueda desarrollar su potencial y para eso requerimos en términos tributarios simplificar y dar certeza jurídica a los contribuyentes. Eso, en conjunto con la integración plena, que está en nuestro programa, más una rebaja gradual en la tasa del impuesto de primera categoría a niveles promedio OCDE, en torno a 25%, que se mantiene como compromiso”, indicó.

Además, señaló que el futuro gobierno no planea pasar la retroexcavadora a las reformas hechas en los últimos cuatro años, sino que buscará enmendar lo realizado.

“Nosotros hemos sido clarísimos. No vamos a usar la retroexcavadora al revés. No lo vamos a hacer, pero cualquier administración que hubiera llegado a este país responsablemente debe enmendar aquellas partes de las reformas donde uno ve que hay más problemas”, dijo.

Sin embargo, Larraín fue especialmente duro con la reforma tributaria de Bachelet: “La reforma tributaria tuvo un efecto significativo en deteriorar la inversión y el crecimiento. En generar una complejización enorme del sistema tributario que hasta hoy tratan de entender las pymes, intentando vivir en un mundo mucho más complejo y en el que a las grandes empresas les resulta vivir, porque contratan asesores tributarios. Esto ha sido el tremendo paraíso de los asesores tributarios“.