Buenos Aires. El presidente de Argentina, Mauricio Macri, se pronunció este jueves contra la corrupción y pidió transparencia a los empresarios del país, en medio del escándalo por sobornos que involucra a funcionarios del gobierno anterior y a contratistas de obras públicas.

"No tengo pensado hipotecar mi gobierno ni el futuro de los argentinos para defender a nadie que actúe fuera de la ley", enfatizó Macri al hablar en la apertura del encuentro anual de la Asociación Empresaria Argentina (AEA).

El jefe del Estado argentino recalcó en su mensaje a los empresarios que "si alguno de ustedes se encuentra con un pedido indebido, acá tienen un presidente al cual acudir y un equipo de gobierno ante el cual denunciarlo".

Macri realizó estos comentarios ante más de 200 directivos de compañías del país durante el encuentro celebrado en un hotel del barrio de Retiro, al norte de la capital argentina, donde estuvo acompañado por el presidente de la AEA, Jaime Campos, y por el subsecretario de Asuntos Institucionales de la Jefatura de Gabinete, Matías García Oliver.

"Estamos haciendo lo que hay que hacer para asegurar la transparencia y la institucionalidad, que son fundamentales para avanzar hacia el país que queremos y nos merecemos", planteó Macri.

"Estamos haciendo lo que hay que hacer para asegurar la transparencia y la institucionalidad, que son fundamentales para avanzar hacia el país que queremos y nos merecemos", planteó Macri.

El presidente argentino remarcó que políticas de su administración, como la Ley de Acceso a la Información Pública, el régimen de Gobierno Abierto y la Ley de Defensa de la Competencia son "claras evidencias en ese sentido".

"Otros ejemplos de este camino que llevamos adelante son la Ley de Responsabilidad Penal de las personas jurídicas y la Ley del Arrepentido, una herramienta que hoy hace posible juzgar casos de corrupción", señaló.

Macri subrayó que bajo su administración se está "construyendo un Estado que rinde cuentas y que combate la corrupción".

En las últimas dos semanas se han producido en Argentina una serie de detenciones de exfuncionarios y de empresarios acusados de haber puesto en práctica un sistema de sobornos entre los años 2003 y 2015, esquema mediante el cual, según la investigación del juez federal Claudio Bonadio, compañías encargadas de hacer obras públicas entregaban dinero a los funcionarios que previamente las habían elegido para esas tareas de infraestructura.

En ese marco, Macri instó a los empresarios a "terminar con los comportamientos mafiosos, que ustedes tienen que denunciar".