Buenos Aires. El presidente de Argentina, Mauricio Macri, dio este miércoles por superada la "turbulencia cambiaria" que afectó al país durante las últimas dos semanas, en las que la moneda nacional, el peso, se devaluó frente al dólar un 15,19%.

El presidente defendió la decisión de solicitar una línea de crédito al Fondo Monetario Internacional (FMI), al señalar que un acuerdo con el organismo multilateral busca "asegurar el futuro de los argentinos".

"Como dijo el presidente del Banco Central (BCRA, Federico Sturzenegger), consideramos superada la turbulencia cambiaria", expresó Macri durante una conferencia de prensa en la Residencia Oficial de Olivos. 

"Es importante reconocer el momento de nerviosismo que se vivió en varios sectores de la población, donde hubo miedo y angustia", dijo.

"Tenemos que reducir el déficit fiscal, estamos gastando más de lo que tenemos, que es una carga para la sociedad y nos genera vulnerabilidad", advirtió Macri.

En las últimas dos semanas, el peso argentino se devaluó un 15,19%, para un acumulado de un 32,14% desde inicios de año, en medio de tensiones cambiarias en el país, atenuadas durante las últimas 24 horas cuando el BCRA empleó como estrategia una licitación inesperada de Bonos del Tesoro, denominados "Botes", con tasas fijas a largo plazo.

Este martes, la autoridad monetaria licitó en el mercado financiero local "Botes" por 73.249 millones de pesos, un equivalente a US$2.954 millones, lo que permitió atenuar la escalada del dólar.

En ese marco, el presidente argentino pidió a la dirigencia "hacer un balance y entender cuál es el problema central que tenemos los argentinos".

"Tenemos que reducir el déficit fiscal, estamos gastando más de lo que tenemos, que es una carga para la sociedad y nos genera vulnerabilidad", advirtió.

Días atrás, el Ministerio de Hacienda redujo la meta del déficit primario para 2018 de un 3,2% a un 2,7% del Producto Bruto Interno (PBI), en medio de la escalada de la paridad cambiaria entre el dólar y el peso, por lo cual se destinarán unos 30.000 millones de pesos (US$1.210 millones) menos a obras de infraestructura.

Sobre la intención de llegar a un acuerdo con el FMI para recibir una línea de auxilio financiero, Macri sostuvo que el organismo con sede en Washington "no va a condicionar" a Argentina.

"No se meten con nuestra legislación ni con el tipo de cambio. No hay agendas ni negociaciones ocultas" con ese organismo, enfatizó.