Asunción. El presidente paraguayo, Horacio Cartes, vetó este viernes de manera parcial el Presupuesto 2018 sancionado por el Congreso, tras considerar que los aumentos salariales aprobados por los legisladores resultan lesivos para la estabilidad económica.

En el mismo decreto, el mandatario convocó a ambas cámaras a una sesión extraordinaria para tratar la objeción, que solo puede ser anulada con el voto de una mayoría calificada.

El Congreso aprobó a mediados de diciembre el proyecto que según el Poder Ejecutivo contiene un desfianciamiento de unos US$40 millones para gastos cubiertos con impuestos que serán destinados principalmente a salarios.

El Gobierno había advertido que estos aumentos ponían en riesgo el cumplimiento de la Ley de Responsabilidad Fiscal, una norma aprobada años atrás para controlar el gasto público que fija un límite de 1,5% del Producto Interno Bruto para el déficit fiscal.

Este presupuesto "resta previsibilidad y confianza hacia la política fiscal, lo que puede traducirse en una reducción de la calificación de riesgo soberano", dijo el texto del decreto divulgado por la presidencia.

El veto deja sin efecto los incrementos salariales aprobados para el Ministerio de Salud, Ministerio de Educación, Administración Nacional de Electricidad (ANDE) y para la Industria Nacional del Cemento (INC).

El Gobierno había advertido que estos aumentos ponían en riesgo el cumplimiento de la Ley de Responsabilidad Fiscal, una norma aprobada años atrás para controlar el gasto público que fija un límite de 1,5% del Producto Interno Bruto para el déficit fiscal.

Los ajustes salariales se aprobaron en los días previos a unas elecciones internas para elegir candidatos de cara a los comicios generales de abril. En esos comicios celebrados el 18 de diciembre, el candidato presidencial respaldado por Cartes perdió frente al senador disidente Mario Abdo.