El presidente Otto Pérez Molina presentó este viernes, en el Congreso, la iniciativa para reformar seis leyes tributarias, con el fin de mejorar la recaudación del Estado, y afirmó que, de no aprobarla, acudirá a más deuda pública.

“Si no hubiera acuerdo por parte del Congreso para aprobar la reforma fiscal (…) el ritmo de la deuda tendría que seguir creciendo, porque no habría otra forma de darles respuesta a los principales problemas que hay que enfrentar”, dijo Pérez Molina, en conferencia de prensa.

Con esta medida el gobierno pretende que en el primer año de vigencia de la normativa propuesta los ingresos fiscales se incrementen en Q1 mil 200 millones, hasta llegar de manera gradual a Q5 mil millones, que se agregarían al promedio de Q38 mil millones que recauda el Estado cada año.

El mandatario aseguró que como “plan B” también contempla varias medidas de transparencia, como mejorar y focalizar la calidad del gasto y la rendición de cuentas.

En la propuesta, el Ejecutivo envió una sola iniciativa de siete libros, en donde incluye enmiendas a las leyes de los impuestos Sobre la Renta (ISR), al Valor Agregado (IVA), sobre Circulación de Vehículos y la de Timbres Fiscales y Papel Sellado Especial para Protocolo.

Además, una ley de disposiciones aduaneras, la creación del impuesto a la primera matrícula y las disposiciones transitorias.

Contradicción. Mientras el mandatario señaló que de ser necesario se contrataría más deuda, el ministro de Finanzas, Pavel Centeno, aseguró que no habrá más préstamos y trató de corregir a Pérez Molina. “Él quiso decir otra cosa”, indicó el funcionario.

“Nuestra intención es que se reduzca el endeudamiento”, refirió Centeno en la misma actividad.

El ministro expuso que a la propuesta que se presentó ayer se le hicieron algunos cambios. “Respetamos el fondo”, explicó. Una modificación es que se amplió la tabla de vehículos, en especial los de carga.

No obstante, permanecen aspectos conflictivos, como la eliminación de la planilla del IVA, el gravamen al reparto de ganancias en las empresas y la creación de un impuesto para la importación de vehículos.

En análisis. La junta directiva del Congreso presentará este martes la iniciativa en el pleno, para que se decida qué comisión deberá darle dictamen.

Diputados de diferentes bancadas coincidieron en señalar que analizarán el proyecto antes de decidir si lo aprueban.

José Alejandro Arévalo, de los unionistas, dijo que deben estudiar la iniciativa. “Solo la conocemos en presentaciones de power point”, afirmó.

Jorge Mario Barrios, jefe del bloque Independientes, manifestó: “No nos gustaría que en una moción traten de incluirla de urgencia nacional, porque es un tema delicado”.

El jefe del bloque de Compromiso, Renovación y Orden, Rafael Fión, refirió que apoyarán al Estado con la reforma. “Primero analizaremos a profundidad la propuesta, para que sea justa y equitativa”, explicó.