El presidente de El Salvador, Mauricio Funes, firmó un nuevo decreto ejecutivo para endurecer la política de austeridad en el sector público durante el resto del año.

El decreto ejecutivo, que contiene la Política de Ahorro y Austeridad del Sector Público, abarca el ejercicio fiscal 2013, informó este jueves la Secretaría de Comunicaciones de la Presidencia.

Funes informó que persigue "generar ahorro, impulsando una administración honesta, eficiente y transparente del gasto público, promoviendo que éste se ejecute con criterios de austeridad y racionalidad, con el fin de reducir el déficit fiscal y garantizar la sostenibilidad fiscal del país, a efecto de darle cumplimiento a las prioridades nacionales y metas establecidas en cada institución".

Entre las principales medidas generales en relación a los gastos, el decreto establece la aplicación de "medidas y acciones de austeridad, disciplina y transparencia en el gasto público, debiendo fomentar en los servidores públicos la racionalidad en el uso de los recursos públicos".

En este sentido, el gobierno suspende "otorgar incrementos salariales por cualquier sistema de pago y fuente de financiamiento, inclusive para aquel personal contratado bajo la modalidad de servicios técnicos o profesionales".

Asimismo, "suspende la creación de plazas nuevas por cualquier sistema de pago, financiadas con recursos del Fondo General, así como la autorización de nombramiento y contratación de personal en plazas que se encuentren vacantes al inicio del ejercicio fiscal 2013".

El decreto de Funes "será de aplicación obligatoria, a partir de su vigencia, en todas las dependencias del gobierno central e instituciones descentralizadas no empresariales, así como las instituciones y empresas estatales de carácter autónomo", sentencia el comunicado oficial.