Santiago. El presidente de Chile, Sebastián Piñera, anunció este miércoles una serie de medidas que buscan beneficiar a las pequeñas y medianas empresas (pymes) del país, las cuales pueden significar un alivio financiero de unos US$80 millones para los emprendimientos.

"Es esencial recuperar la capacidad de emprender, que muchas veces ha sido asfixiada en vez de promovida por el gobierno", señaló el mandatario en una rueda de prensa.

Estas medidas contemplan disminuir los pagos de las facturas a 60 días, y a partir del día 60 se comenzará a devengar intereses a favor del emisor de la boleta.

Piñera dijo que las pymes son el alma de la clase media chilena, y que "no estamos contentos con la situación actual, y el proyecto de ley que hoy vamos a anunciar apunta a corregir esa situación".

"Eso les quita el oxígeno, que en el caso de las empresas es el financiamiento y la capacidad de crecer y desarrollarse, y eso es malo para nuestro país", agregó.

Entre las indicaciones que se presentaron este miércoles, y que se incluirán en el proyecto de ley de "Pago oportuno" que se tramita en el Congreso chileno, destaca la obligación de la emisión electrónica de la guía de despacho.

"Eso les quita el oxígeno, que en el caso de las empresas es el financiamiento y la capacidad de crecer y desarrollarse, y eso es malo para nuestro país", agregó Piñera.

A éste se suma el acceso a información sobre el comportamiento de pago de empresas, de forma que aquellos emprendimientos que pagan en forma oportuna se vean reconocidos por la ciudadanía, entre otras medidas.

"Hoy muchas pymes son víctimas del pago tardío", indicó Piñera.

Con esta iniciativa el gobierno chileno espera que de bajar a 20 días el plazo de pago se pueda generar un "alivio financiero" de unos US$80 millones para las pymes.

Sin embargo, el jefe de Estado aclaró que "dada la compleja situación fiscal" en que se encuentra Chile, el sector público va a tener un plazo de tres años para adaptarse a esta ley.  

Las pymes del país han señalado que los mayores problemas que sufren son que no les pagan a tiempo y que es difícil emprender en el país, según los resultados de la primera Encuesta Nacional de Percepción 2018 que realizó ProPyme y que se difundió a inicios de abril de este año.    

Según cifras oficiales, el promedio de pago a una pyme del país es de 57 días.