Montevideo. El presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, dijo el viernes que está optimista de que el ajuste impositivo anunciado en mayo para reducir el déficit fiscal arrojará resultados positivos y no será necesario adoptar nuevas medidas.

Vázquez expresó su confianza en que "las medidas que tomamos son suficientes y no tengamos que tomar ningún otro tipo de medidas" de ajuste, según declaró a periodistas tras encabezar el Consejo de Ministros en San Gregorio de Polanco, departamento de Tacuarembó (norte).

El diario "El País" informó hoy que funcionarios del gobierno asumieron el "compromiso" ante la calificadora de riesgo Moody's de realizar un nuevo ajuste si el Producto Interno Bruto (PIB) no crece lo esperado.

El gobierno prevé que el ajuste, que incluye impuestos y postergaciones presupuestales, permitirá mejorar las cuentas públicas en 460 millones de dólares.

El déficit fiscal es de 4 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) a abril, desequilibrio que se situará en 3,3 por ciento en 2017 y de 2,5 por ciento para 2019.

En tanto, el Ejecutivo espera una expansión de la economía de 0,5 por ciento este año, de 1 por ciento en 2017 y de 3 por ciento en 2019.

La economía uruguaya cayó 0,5 por ciento interanual en el primer trimestre luego de expandirse 1 por ciento en 2015.