El presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, dijo que la economía está en un proceso de desaceleración pero "firme" a la vez que descartó el riesgo de una eventual crisis a raíz de la situación regional.

"Tenemos desaceleración, es claro, producto de lo que están sufriendo países de la región como Brasil, como Argentina, pero como está el mundo en general", señaló Vázquez, según recoge hoy la prensa local.

La economía uruguaya, que se expandió 3,5% en 2014 para completar 12 alzas anuales consecutivas, está "firme y consolidada", enfatizó a un grupo de periodistas el martes a la noche.

"Uruguay está desde el punto de vista económico y financiero muy saneado. Las reservas internacionales que tiene Uruguay permiten decir que enfrentaríamos cualquier crisis similar a la de 2008", sostuvo.

El país está en un proceso de desaceleración económica, pero "no corre riesgo ni ningún tipo de temor por crisis", insistió.

No obstante, "no estamos en la misma situación que hace diez años en cuanto al crecimiento y la situación internacional", puntualizó.

Vázquez, de 75 años, encabeza desde el 1 de marzo el tercer gobierno consecutivo del izquierdista Frente Amplio (FA), el primero de los cuales presidió entre 2005 y 2010.