Caracas. El presidente venezolano, Nicolás Maduro, anunció este miércoles que triplicará el salario mínimo, en medio de un plan para contrarrestar lo que denomina una guerra económica contra el país petrolero, azotado por hiperinflación.

El nuevo piso salarial, que equivaldría a poco más de un dólar según la tasa de cambio para remesas, entrará en vigencia de inmediato, junto con modificar la tabla de ingresos de la administración pública.

"Los primeros elementos del programa económico es proteger el ingreso, por eso voy a decretar el día de hoy el aumento del salario mínimo a tres millones de bolívares", dijo Maduro en un acto público.

Los venezolanos enfrentan alzas casi diarias en el valor de varios alimentos, lo que ha mermado el poder adquisitivo.

Al sumar unas boletas de alimentación, el salario integral subiría a 5,2 millones de bolívares (unos US$2,4 al cambio para remesas), un aumento del 103%, dijo el mandatario.

El gobernante anunció en días recientes un ajuste en su gabinete y nombró un nuevo vicepresidente del área económica para enfrentar la galopante alza de precios, que afirma es inducida por sus adversarios para desestabilizarlo.

"Ustedes lanzan duro en la guerra, nosotros lanzamos duro también, hasta que estabilicemos y equilibremos, y lo vamos a lograr", aseguró.

Al sumar unas boletas de alimentación, el salario integral subiría a 5,2 millones de bolívares (unos US$2,4 al cambio para remesas), un aumento del 103%, dijo el mandatario.

Según la Asamblea Nacional, controlada por la oposición, la inflación anualizada hasta mayo fue de un 24.571% y cerraría el año en un 300.000%.