El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, propuso un presupuesto base de US$526.600 millones para el Departamento de Defensa en el año fiscal 2014, cuando el Pentágono lucha por ofrecer fondos para su reequilibrio estratégico en Asia Pacífico en medio de los recortes presupuestarios obligatorios.

La solicitud mantiene el gasto de defensa en el mismo nivel que en 2013 para cubrir los gastos de pago de personal, investigación y desarrollo de armas, adquisiciones, operación y mantenimiento del ejército. No incluye el costo de la guerra en Afganistán y los recortes presupuestarios obligatorios, que combinados, podrían ascender a más de US$100.000 millones.

"Este presupuesto hizo inversiones importantes en la nueva directriz estratégica del presidente --incluido el reequilibrio en la región Asia Pacífico y el incremento del financiamiento de las capacidades críticas, tales como las operaciones cibernéticas y especiales y la movilidad global", dijo el secretario de Defensa Chuck Hagel.

De acuerdo con el resumen de la propuesta presentado por el Pentágono, el presupuesto ofrecerá fondos para "apoyar los aspectos clave de la iniciativa con el fin de reequilibrar la postura y presencia para hacer hincapié en la región Asia Pacífico y en Medio Oriente". En Asia Pacífico, los fondos se incluyen para consolidar las bases aéreas, la protección de las capacidades críticas de ataque, como los escuadrones de bombarderos y de F-22, y desarrollar Guam como un eje estratégico.

También se pide financiamiento para apoyar el "fortalecimiento y la mayor asociación en Asia Pacífico".

No obstante, los expertos creen que la solicitud de gasto del Pentágono será sólo una lista de deseos, pues los dos partidos siguen fuertemente divididos respecto a los recortes presupuestarios. Travis Sharp, miembro no permanente del Centro para una Nueva Seguridad Estadounidense (CNAS, por siglas en inglés), indicó que es probable que los niveles de gasto de porque supera los límites impuestos por el recorte.

La solicitud de presupuesto de defensa es un "placebo... sin ningún efecto", declaró Sharp.