Lima. El Gobierno peruano redujo su proyección de déficit fiscal para el 2018 a una cifra preliminar de un 3% del Producto Interior Bruto (PIB), desde la estimación previa de 3,5%, y dijo que prevé elevar levemente el presupuesto público del próximo año, dijo este jueves el ministro de Economía.

En una rueda de prensa, Carlos Oliva afirmó además que en el proyecto de presupuesto público que alista el Gobierno para presentar al Congreso se prevé de forma preliminar un déficit fiscal de un 2,7% del PIB para el próximo año y de un 1,9% en el 2020.

Más temprano, Oliva dijo a la radioemisora local RPP que propondrá al Congreso un presupuesto público para el próximo año mayor en 5% en relación al monto de este año, con un pronóstico de crecimiento económico de 4,2%.

El funcionario afirmó que el Gobierno del presidente Martín Vizcarra está elaborando el proyecto de presupuesto que presentará antes de fines de agosto al Congreso para su debate y aprobación, en entrevista con RPP.

"Estamos proyectando una tasa (de crecimiento) de alrededor de 4% para este año y tasas mayores para los próximos años; creo que el 2019 está en un 4,2%", dijo a RPP.

La economía del país minero muestra una recuperación que se debe principalmente a una mayor inversión pública y mejores precios de los metales básicos, tras haberse expandido un 2,5% el año pasado.

La economía del país minero muestra una recuperación que se debe principalmente a una mayor inversión pública y mejores precios de los metales básicos, tras crecer un 2,5% el año pasado.

Diversificación productiva. El ministro Oliva, destacó que la diversificación productiva es importante para encender otros motores de la economía y para no depender de los factores externos para un crecimiento alto y sostenido.

Sostuvo que actualmente el Gobierno tiene una serie de herramientas que están encaminadas y que se están reforzando, como las metas ejecutivas que se crearon hace tres o cuatro años, pero que se dejaron de trabajar en algún momento.

“Lo de las mesas ejecutivas es sentar en una misma mesa al privado, al público, y en ocasiones a la academia, para resolver los problemas del día a día (…) es una herramienta sumamente simple, pero al mismo tiempo potente”, señaló.

El ministro detalló que ahora hay cuatro mesas ejecutivas y se está trabajando en incluir otras cuatro, para el turismo y la minería enlazada con la industria

“Las otras dos las estamos conversando porque tenemos que priorizar. No podemos basar nuestra estrategia en tener 40 o 50 mesas, pues eso no es manejable, y vamos a mantener ocho o nueve mesas sobre temas precios y aparte seguir trabajando con otras herramientas para aumentar nuestra competitividad”, dijo.

*Con información de Reuters y Andina.