El desembolso de los recursos extraordinarios se ha intensificado en los últimos años. De acuerdo con las cifras de ejecución presupuestaria del Ministerio de Economía, Finanzas y Banca Pública, desde hace cuatro años el gobierno ha realizado un gasto adicional mayor al 50% del presupuesto aprobado para cada ejercicio fiscal.

En lo que va de 2014, el gasto total se ha incrementado 52% con la aprobación de recursos extra por parte de la Asamblea Nacional, por lo que de seguir un ritmo de crecimiento similar a la del pasado año el presupuesto de la Nación rozaría el billón de bolívares (US$158.485M)

Los diputados de la Comisión Delegada de la AN aprobaron durante el receso parlamentario del mes de agosto, créditos adicionales por el orden de los Bs. 7.844 millones. Con este monto, los recursos extraordinarios suman Bs. 287.844 millones en 2014, lo que eleva el gasto total establecido en Bs. 552.632 millones a Bs. 840.476 millones.

Pero esta cifra seguirá aumentando. En la segunda parte del año el Gobierno debe ejecutar mayores desembolsos por la cancelación de la bonificación de fin de año para los trabajadores del sector público, para el pago del incremento de salario mínimo previsto para el mes de noviembre, además de una nueva porción del situado constitucional a las gobernaciones y alcaldías del país.

Desde hace dos años, el Parlamento también ha autorizado recursos para la importación de rubros básicos, por lo que es posible que entre septiembre y octubre se realicen nuevas solicitudes para solventar los actuales problemas de escasez.

Durante el segundo período de sesiones de la AN en 2013 las solicitudes de créditos adicionales de las distintas dependencias ministeriales alcanzaron un monto de Bs. 135.734 millones, por lo que de desembolsarse en la última parte de este año una cifra similar, el presupuesto de la Nación cerraría en Bs. 976.210 millones, es decir, un alza de 77%.

Déficit. A juicio de analistas el presupuesto que se aprueba cada año implica razones políticas más que económicas. El grupo ODH Consultores resalta que al calcular una cantidad insuficiente de recursos, menores son los fondos que van a los Gobiernos regionales, y estos pueden o no son ser compensados de acuerdo al criterio de asignación del Gobierno central.

“Y segundo, porque los créditos adicionales permiten que el Ejecutivo disponga de una mayor cantidad de recursos y sujeto a menos controles, situación que en el marco de un proceso electoral venidero puede resultar muy favorable”, indicó la firma en un reporte.

Para corregir el déficit presupuestario, el Ejecutivo suele acudir al Poder Legislativo apelando a la figura de créditos adicionales.

En 2011, se autorizó por esta vía casi 70% del monto original presupuestado (Bs. 204.208 millones). Para 2012, se aprobaron 236 créditos adicionales que representaron casi 60% del presupuesto original. Mientras que en 2013 el alza fue de 69%.

ODH Consultores recalca que si bien es cierto que la insuficiencia presupuestaria pone de manifiesto una falta de planificación de las erogaciones, por debajo de la mesa, es una acción premeditada que favorece la indisciplina fiscal para dar una mayor discrecionalidad del gasto al Gobierno (en detrimento de la transparencia en el manejo de los recursos) para alcanzar objetivos políticos.

“Además, se ha demostrado que el crecimiento del gasto no es garante de crecimiento económico. Asimismo, la indisciplina fiscal promueve la inflación, y es reflejo de la inestabilidad macroeconómica que producen ciertas políticas (fiscales y monetarias) generalmente muy expansivas”.

El debate para 2015. En este segundo período de sesiones que comenzó ayer, el Parlamento debe recibir y aprobar los proyectos de la ley de Presupuesto y de la Ley de Endeudamiento para el ejercicio fiscal de 2015.

La fecha tope para el envío de ambas leyes por parte del Ejecutivo es el próximo 15 de octubre.

Fuentes parlamentarias sostienen que el gasto presupuestado para el próximo año se establecerá en alrededor de Bs. 700.000 millones. Lo que haría nuevamente un presupuesto deficitario y con una clara dependencia de los créditos adicionales.

De acuerdo con algunos parlamentarios los efectos de un ajuste no se verán reflejados en el presupuesto del próximo año. Analistas esperan que en el último trimestre del año se haga algún anuncio de política cambiaria que conlleve a una devaluación del tipo de cambio. Con la premisa de que los ajustes cambiarios no se “anuncian”, nuevamente la tasa de cambio bolívar-dólar no variará por ahora, será presupuestada con una premisa de Bs./$ 6,30.

El Gobierno ha sido “conservador” con la estimación del precio promedio del barril de petróleo, por lo que este año en el que se ha observado una baja en su cotización, probablemente se calcule al igual que en el presupuesto de 2014 en US$55.

La incógnita será la inflación, que ante la escalada que ha tenido podría establecerse a una tasa mayor a la meta de este año.