La Paz. Las Reservas Internacionales Netas (RIN) de Bolivia experimentarán en 2018 un ascenso importante como consecuencia del alza en el precio del petróleo y los minerales, lo que permitirá garantizar estabilidad financiera y poder adquisitivo de la moneda nacional, afirmaron economistas y el Banco Central de Bolivia (BCB).

Las reservas internacionales bolivianas cerraron en 2017 con US$10.261 millones, un monto superior a los ahorros registrados en 2016, cuando se llegó a US$10.081 millones, según datos publicados este viernes por el BCB.

La cifra publicada por el BCB revela que en un año las RIN aumentaron en 1,7% con US$180 millones.

Un año antes del inicio del primer mandato del presidente Evo Morales, en 2005, las RIN alcanzaron una cifra de US$1.714 millones.

El máximo histórico alcanzado en ahorros correspondió a 2014, cuando se contaron US$15.123 millones.

"Las reservas internacionales garantizan estabilidad de la economía boliviana y poder adquisitivo de la moneda nacional, es decir, se evita su desvalorización". Abraham Pérez.

Al respecto, los economistas Abraham Pérez y Luis Ballivián coincidieron, por separado, que el haber cerrado el año con las RIN encima de los US$10.000 millones es buena señal que muestra estabilización de este indicador, el cual fue afectado por la baja del precio del crudo y la balanza comercial negativa de los últimos tres años.

No obstante, los expertos recomendaron no perder de vista el déficit en la balanza comercial.

El analista económico Abraham Pérez, quien es ex viceministro y docente del Instituto de Investigaciones Económicas de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), aseveró en entrevista con Xhinhua que los índices de las RIN brindan estabilidad a la economía boliviana.

"Las reservas internacionales garantizan estabilidad de la economía boliviana y poder adquisitivo de la moneda nacional, es decir, se evita su desvalorización y se mantiene estable como sucedió en anteriores años", aseveró.

Por su parte, el también economista y ex funcionario del BCB, Luis Ballivián, dijo a Xinhua que existen buenas perspectivas para el incremento sostenible de las RIN, en medida que el precio del crudo mejore o se estabilice, lo que favorecería al precio del gas boliviano, principal producto de exportación.

"Es muy cierto que en 2017 y ahora 2018 el precio del petróleo ha estado subiendo fuertemente y como el precio del gas se ajusta con un desfase que varía de tres a seis meses, eso incide en el aumento de las RIN. Además, los minerales han mostrado un gran despegue", aseveró.

Asimismo, Ballivián consideró que esta perspectiva perfila la fortaleza del poder adquisitivo de la moneda boliviana y puede evitar alguna devaluación.

Por su parte, el presidente del BCB, Pablo Ramos, sostuvo el pasado martes que para 2018 se prevé un aumento de las reservas internacionales del país por el incremento de los precios de las materias primas.

Según Ramos, este año se espera la estabilidad del costo del petróleo, en un promedio de 60 dólares el barril y una mejoría en los precios de las exportaciones mineras.

La cotización internacional del precio del petróleo registró en los últimos días de enero de 2018 su máximo nivel en dos años, al cotizar en US$65,61 por barril, casi el triple del precio alcanzado en enero de 2016 cuando se tasó en US$26,5 por barril.

No obstante, Abraham Pérez advirtió que Bolivia actualmente registra una menor producción de gas natural y un bajo nivel de exportación, principalmente al mercado de Brasil.

Asimismo, Ballivián identificó la colocación de bonos soberanos en el mercado de Nueva York, Estados Unidos, por US$2.000 millones, la rebaja del encaje legal para depósitos en dólares y la conversión del Fondo de Protección al Ahorrista de dólares a bolivianos, como algunas de las razones que explican la estabilización de las reservas.

Los tres economistas coincidieron en que este año la recuperación de los precios internacionales de las materias primas jugarán un papel importante en la economía boliviana.