Lima. Los tipos de interés se mantendrán bajos en el 2015, ante los riesgos globales existentes, como los temores de deflación en Europa y la eventaulidad de un default en Rusia, entre otros, señaló el estratega político de Potomac Research, Greg Valliere.

Indicó que a finales del 2013 muchos en Wall Street creían que las tasas de interés finalmente empezarían a subir en el 2014, pero se equivocaron.

"Wall Street y Washington se equivocan constantemente en su previsión de tipos y lo volverán a hacer de nuevo", manifestó al portal Capital Bolsa.

Valliere cita cinco razones por las que las tasas de interés se mantendrán bajas en el 2015.

La primera es que otra posible crisis europea provocará que los inversores acudan a la seguridad de los bonos del Tesoro estadounidense, en un contexto en el que Grecia está volviendo a preocupar de nuevo, por la posibilidad de que el país reestructure su deuda.

La segunda razón es que una eventual crisis de la deuda rusa igualmente impulsará la compra de bonos del Tesoro estadounidense, en un escenario en el que los precios del petróleo más bajos hacen que sea más probable que el país entre en default.

La tercera razón de Valliere es que estamos siendo testigos de una Reserva Federal estadounidense (Fed) reacia a subir las tasas de interés y lo hará poco a poco cuando empiece, pues la presidenta de la entidad, Janet Yellen, y sus colegas han subrayado que la atonía del mercado laboral sigue presente y que el crecimiento mundial se está desacelerando.

El cuarto motivo es el temor a que el riesgo de deflación persista, en gran parte, debido a los precios más bajos de la energía que amortigua la inflación subyacente.

La última y quinta razón es que el déficit del presupuesto federal sigue cayendo en Estados Unidos, por lo que habrá menos bonos del Tesoro emitidos, aunque la demanda se mantendrá fuerte.